Un matrimonio que ha hecho historia

Javier Bardem vive su gran noche junto a Penélope Cruz en los Goya y le dedica el premio a su mujer y sus hijos

El actor se ha llevado el galardón de mejor actor por 'El buen patrón' y ha tenido un especial y emocionado recuerdo hacia su madre, Pilar Bardem

por Paloma Anaya, Jose A. Carrascoso

Prometía ser una noche mágica la 36ª edición de los Premios Goya y lo ha sido. La alfombra roja nos ha dejado instantes memorables, reencuentros y mucha emoción entre los protagonistas de la gran noche del cine español. Penélope Cruz y Javier Bardem, el matrimonio por excelencia del cine, posaban juntos sobre la alfombra roja en el Palau de Les Arts de Valencia en medio de una gran expectación por ver a estos actores que no solo han hecho historia en los Goya, sino también en los Oscar, al estar nominados ambos en las categorías principales en el mismo año, él por Being the Ricardos y ella por Madres paralelas, el mismo papel que le ha traído a esta entrega de premios. Después de una larga e intensa ceremonia que ha durado más de tres horas y en la que se han entregado hasta un total de 30 galardones, Bardem, el gran favorito, se ha alzado con su sexta estatuilla por El buen patrón, una suerte que no compartió con su esposa, Penélope, que finalmente no obtuvo su cuarto Goya por Madres paralelas. 

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Loading the player...

 

VER GALERÍA

VER GALERÍA

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Un cariñoso saludo a sus hijos Leo y Luna

"Está siendo un añazo. Estamos en shock", eran las palabras de Javier Bardem sobre su reciente nominación y la de su esposa a los Oscar y también a los Goya en un mismo año. "Es algo histórico. Es una semana para apuntársela en el corazón y para recordar muchos años", añadió el gran protagonista, que ha sido el primero de los dos en pisar la alfombra roja con un esmoquin de Ermenegildo Zegna mientras recibía el cariñoso saludo y la gran ovación de todos sus compañeros del cine. A escasos metros de distancia llegaba su esposa, Penélope Cruz, deslumbrante con un vestido de silueta bailarina firmado por Chanel. Cuatro años después de su última aparición juntos en los Goya, la pareja llegaba dispuesta a divertirse se llevaran o no el galardón por El Buen patrón y Madres paralelas, respectivamente. Por fortuna el matrimonio no respetó el pacto que establecieron en los premios Feroz de no acudir uno de los dos a la gala, y juntos derrocharon ‘glamour’ y complicidad a su llegada a la alfombra roja. Ambos coincidieron en enviar un espontáneo mensaje a su hijos, Leo y Luna, que estaban viendo desde casa la retransmisión y que se han convertido en protagonistas del discurso de Javier al alzarse con el galardón por la película de Fernando Léon de Aranoa. 

-Repasamos todos los looks de Penélope Cruz en los Goya

VER GALERÍA

VER GALERÍA

VER GALERÍA

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Bardem luce el anillo de su madre, Pilar Bardem

Era una nominación muy especial para ambos. El canario, de 52 años, que es el actor más premiado en la historia de los Goya con cinco galardones, sumaba su décima nominación con la película El buen patrón, de Fernando León de Aranoa, gran favorita a estos premios tras lograr batir todos los récords con 20 candidaturas y que se ha llevado finalmente seis galardones, entre ellos a mejor película, dirección, guion original y actor protagonista para Javier Bardem. Su primer cabezón se lo llevó Bardem en 1995 como mejor actor de reparto por Días contados, le siguieron  Boca a boca, Los lunes al sol, Mar Adentro y el último se lo llevó hace más de una década por su papel en Biutiful.

Por su parte, la madrileña, de 47 años, con trece candidaturas, pudo llevarse su cuarto Goya, aunque no lo logró con su papel de Janis en Madres paralelas, una cinta que ha marchado de vacío en los Goya, pero que sigue acumulando reconocimientos internacionales tras ganar la Copa Volpi en el Festival de Venecia. A esa gala Cruz acudió acompañada de su marido y tuvo un especial recuerdo para su suegra, Pilar Bardem, a la que esta noche han echado mucho en falta, ya que a la veterana actriz le gustaba disfrutar desde el patio de butacas de la fiesta del cine español. En el año 2016 fue la última vez que se la pudo ver acompañada de su hijo y su nuera. De hecho, el actor ha llevado un amuleto de su madre para ganar, un anillo suyo en el dedo meñique. "Mi madre llevaba muchos anillos y colgantes y llevo este porque es el que me cabe. No suelo llevar muchos anillos, solo el de casado y este, y lo llevo hoy porque así está presente. Pero vamos, no hace falta un anillo para la presencia de mi madre. La tengo en cada molécula de mi cuerpo", puntualizó.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

VER GALERÍA

VER GALERÍA

-Penélope Cruz recuerda su última conversación con Pilar Bardem al recoger la Copa Volpi

La oscarizada actriz y ganadora de tres premios Goya por La niña de tus ojos, Volver y Vicky Cristina Barcelona vio como su compañera Blanca Portillo, una leyenda del cine todavía sin galardón, levantaba el Goya por su papel de Maixabel Lasa, la viuda de Juan María Jáuregui, víctima de la banda terrorista ETA, en la aclamada cinta de Icíar Bollaín. Un premio del que la esposa de Javier se alegró. No obstante, ella también tuvo su momento de gloria durante la gala al subirse al escenario a hacer entrega junto a su amigo y confidente Pedro Almodóvar del primer Goya internacional a Cate Blanchett.  Con todo el público puesto en pie, la madrileña rindió un homenaje a esta gran diva de Hollywood y juntas vivieron un momento único ante la mirada del cineasta, que dirigirá a Blanchett en su próxima película Manual para mujeres de la limpieza. 

VER GALERÍA

VER GALERÍA

'A Penélope, la mujer que amo, respeto, admiro y celebro'

Llegó el turno del Goya a mejor actor. Bardem se enfrentaba a duros rivales como su compañero en Los lunes al sol, Luis Tosar, nominado por Maixabel, el eterno candidato Eduard Fernández por el filme sobre Open Arms Mediterráneo, y Javier Gutiérrez con La hija, pero lo logró. Minutos antes del final de la gala, el nombre del protagonista de No es país para viejos resonaba en el Palau de Les Arts como el ganador del Goya al mejor actor. Javier se lo brindó a sus compañeros de nominación, pero quiso dedicar su discuso a la mujer de su vida, su esposa. "A Penélope, la mujer que amo, respeto, admiro y celebro todos los días. Te quiero", señaló, mientras ella desde el patio de butacas no podía contener las lágrimas. "A nuestros hijos Leo y Luna, que sois el mayor regalo, lo más hermoso que ha pasado en nuestra vida", continuaba uno de sus discursos más emotivos hasta la fecha. Y por último, "a la mujer que me enseñó la pasión por este oficio tan hermoso, un ejemplo ético y referente para mí, uno de los mejores seres humanos de mi vida. Para mi madre, mi amada madre, Pilar Bardem. Esto es para tí. Te quiero", concluyó mirando al cielo. El astro del cine español y mundial revalida su título de actor más premiado de la historia de los Goya con seis galardones. ¡Bravo!

-De la declaración de amor de Verónica Echegui al esperado regreso de Joaquín Sabina: así ha sido la gala de los Goya

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie