Amaia Romero se convierte en Marisol sobre el escenario de los premios Goya 2020

by Amaia León

Entre los casi 30 cabezones que esta noche se entregarían en Malaga, había uno cuya destinataria ya se conocía: el Goya de honor. Pero igual que ya se sabía Marisol sería la galardonada, también se confirmó días antes que la actriz y cantante no asistiría a la gala, sino que serían sus hijas Celia Flores y María Esteve quienes recogerían el reconocimiento a toda una carrera. Pero antes del emotivo momento, la gala ha contado con una actuación especial: Amaia Romero se ha subido al escenario para homenajear a Pepa Flores como mejor sabe, cantando. Mientras sonaban los primeros acordes de Canción de Marisol, la luz ha comenzado a iluminar a la pamplonesa para revelar que, por una noche, se había transformado, gracias a su ropa y su peinado, en la inolvidable estrella de los 60. 

VER GALERÍA

GALERÍA: La evolución de estilo de Amaia Romero en la alfombra roja de los Goya

En vez de un vestido, como eligió para su actuación en los Goya del año pasado, en esta actuación Amaia ha optado por un dos piezas de crop top y pantalón campana. La combinación, en un brillante rojo anaranjado, conseguía un look sesentero con el que perfectamente podemos imaginar a Pepa Flores en su época de actriz. La dulzura que caracteriza a la pamplonesa, en su forma de ser y en su voz al cantar, la conectan igualmente con Marisol, pero además una larguísima melena, peinada con una diadema y ligeramente cardada, enfatizaban la inspiración, convirtiendo a una visiblemente emocionada Amaia en la actriz malagueña.

VER GALERÍA

Amaia Romero ha confesado en más de una ocasión que Marisol fue quien la impulsó a convertirse en cantante. “Empecé a cantar por Marisol. Estuve imitándola durante unos ocho años, así que seguro que algo se me habrá quedado", contaba en una entrevista. Por eso, resulta comprensible que sus ojos brillaran al máximo cuando esta noche ha cantado en su honor, y también que haya buscado reinterpretar el estilo de aquella época con este look sesentero, muy diferente del sobrio vestido negro asimétrico con el que, horas antes, caminaba sobre la alfombra roja de los premios Goya 2020.

Más sobre: