'La librería', de Isabel Coixet, y 'Handia', grandes triunfadoras de la noche de los Goya

Javier Gutiérrez se llevó el premio al mejor actor y Nathalie Poza a la mejor actriz

by hola.com

Después del desplegar todo su glamour sobre la alfombra roja y tener el privilegio de charlar con las estrellas en exclusiva en nuestra sala VIP de ¡HOLA! dio comienzo la 32ª edición de los premios Goya. Las películas Handia, de Aitor Arregi y Jon Garaño y La librería, de Isabel Coixet, que partían como favoritas, han sido las grandes triunfadoras de la noche. La cinta de Isabel Coixet se ha llevado el Goya a mejor película, mejor dirección y mejor guion adaptado, mientras que Handia, la película de Aitor Arregi y Jon Garaño, basada en la historia real del Gigante de Altzo y rodada en euskera, se ha llevado nada más y nada menos que diez premios -mejor actor revelación para Eneko Sagardoy, mejor guión original, mejor música original, mejor dirección de producción, mejor montaje, mejor dirección de fotografía, mejor dirección artística, mejor diseño de vestuario, mejor maquillaje y peluquería, mejores efectos especiales-. Con diez Goya, Handia iguala a La Isla Mínima y a Blancanieves, que tuvieron el mismo número de premios, y solo eso superada por Mar Adentro y Ay Carmela.

-Lista completa de los ganadores de los premios Goya 2018

VER GALERÍA

La historia de Martín, que tras luchar en la Guerra Carlista regresa a su caserío familiar en Guipuzcoa y descubre con sorpresa que su hermano menor, Joaquín, es mucho más alto de lo normal, ha convencido a los académicos. Handia partía con la cifra de récord de trece nominaciones y dado su tremendo éxito, el inicio de la gala dio comienzo en euskera. Los maestros de ceremonias Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla, célebres por La hora chanante y Muchachada Nui, mantuvieron una conversación con los directores de Handia en euskera, idioma en el que se rodó su película. Los grandes cómicos, que tomaron el relevo de Dani Rovira después de tres años presentando la gala, cumplieron todas las expectativas y despertaron las risas de toda la audiencia. El terremoto que supuso los movimiento #Me too (Yo también) y #Time’s Up (Se acabó el tiempo) sin duda tuvo su réplica en los Goya y tanto Sevilla como Reyes hicieron su “particular homenaje a la mujer” y celebraron la labor de las directoras nominadas este año, como a las premiadas Isabel Coixet por La Librería Carla Simón por Verano 1993. Cumpliendo todos los pronósticos, Carla se llevó entre lágrimas el Goya a mejor dirección novel por Verano 1993 y desbancó a los Javis, que parecían los favoritos por La Llamada. Las directoras Leticia Dolera y Paula Ortiz hicieron entrega de este premio que toca, de forma muy directa, el corazón de la cineasta, que dedicó el premio a sus padres, fallecidos por el virus del Sida. Simón se quedó huérfana cuando apenas era una niña de seis años. En Verano 1993 narra su vida sin ellos, y cómo esto cambió su existencia.

VER GALERÍA

Unos Goyas sin sorpresas entre los actores

Al igual que ocurrió en los Feroz,  premios antesala de los Goya, los finalistas en las categorías a mejor actor y actriz fueron Javier Gutiérrez y Nathalie Poza, así como Adelfa Calvo y David Verdaguer, en el apartado de mejor actor y actriz de reparto. Javier Gutiérrez sin duda era el gran favorito y recogió el premio a mejor actor de manos de Concha Velasco y Mercedes Sampietro por su papel en El autor.  El brillante intérprete se lo dedicó a las mujeres de su vida, "mi madre, mis hermanas y mi amor Adriana Paz", y a su hijo Mateo, "que hoy es su cumpleaños y es el mejor regalo que le puedo hacer". El actor que ya se llevó un Goya por La isla mínima no quiso olvidarse de "esos compañeros que no sólo no tienen el privilegio y la suerte de recoger premios, sino de que suene el teléfono, de tener la mínima oportunidad para demostrar su talento". 

Nathalie Poza lo ha ganado todo este año y también el Goya a la mejor actriz por su trabajo en No sé decir adiós. Después de tres nominaciones en ediciones anteriores, el codiciado cabezón pone el broche de oro a más de 20 años de trayectoria de una actriz de padre español y madre francesa. "A mí este oficio me ha salvado la vida", dijo en su discurso de agradecimiento.No sé decir adiós, de Lino Escalera, es un drama intimista, que versa sobre cómo enfrentarse a la muerte de un padre, y que aspiraba al Goya en la categoría de director novel, que finalmente se llevó Carla Simón por Verano 1993.

Adelfa Calvo venció a las nominadas Ana Castillo y Belén Cuesta por La Llamada y Lola Dueñas por su papel en la cinta No sé decir adiós. David Verdaguer ganó el premio a mejor actor de reparto, por su papel en Verano 1993, y venció a contricantes como José Mota, Antonio de la Torre y Bill Nighy. 

En la categoría de mejor actor revelación, el premio fue para Eneko Sagardoy de Handia. Y en el apartado femenino, Paquita Salas, personaje interpretado por Brays Efe que crearon los Javis para una webserie que se convirtió en un fenómeno viral, ha sido la encargada de leer el nombre de la vencedora: Bruna Cusí por Verano 1993. 

VER GALERÍA

El Goya más emotivo

Y llegó uno de los momentos más emotivos de la noche. Marisa Paredes subió al escenario para recibir el Goya de Honor. En medio de una gran ovación y con el público en pie, la veterana actriz fue homenajeada por su sólida y prolongada trayectoria en la gran pantalla, tanto en el ámbito nacional como internacional y le entregó el galardón su hija, la actriz María Isasi, y el director Agustí Villaronga.  "Muchas gracias por vuestro cariño, a todo los miembros, un abrazo muy fuerte para la Presidenta de la Academia, Yvonne Blake -sufrió un ictus el pasado 3 de enero-. La vida de la actriz es como un tiovivo, yo he tenido la fortuna de que muchos directores confiaran en mi y que yo confiara en ellos". 

A continuación Nora Navas y Mariano Barroso, vicepresidentes  la Academia de Cine,  pronunciaron el discurso de la Presidencia  y destacaron su gran labor por el cine español. "Yvonne Blake sigue convaleciente tras sufrir un ictus a principios de enero". Y fue Nora Navas quien tomó la palabra para reivindicar el papel de la mujer en el cine y una marea de abanicos rojos recorrió el patio de butacas del hotel Auditorium. "No nos cansamos de soñar", dijo.  La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) repartió este vistoso adorno con el lema #MASMUJERES para denunciar la situación de desequilibrio e insistir en la necesidad de una "paridad" en el mundo del cine, exigiendo la presencia femenina "en guion y dirección".

VER GALERÍA

El recuerdo a Reyes Abades fue otro de los conmovedores momentos de la velada. Uno de los mejores especialistas en efectos especiales falleció apenas dos días antes de la ceremonia a la que optaba a dos galardones por Oro y Zona Hostil, y el público del auditorio quiso rendirle un especial último adiós al ganador de nueve Goyas, que en esta edición no pudo llevárselo y el premio recayó en la gran vencedora, Handia.

VER GALERÍA

La declaración de amor

Por último, el momento más comentado y de mayor repercusión en las redes sociales fue la declaración de amor de Leiva a Macarena García. El músico, candidato por el tema principal de La llamada, recibió el gran premio por su canción en la película de Los Javis, Javier Ambrossi y Javier Calvo, protagonizada por su novia Macarena García. Con todo el auditorio pendiente de sus palabras, el ex componente de Pereza no se olvidó de su novia en su discurso, ni tampoco de los profesores de la academia de OT. "Quiero agradecer el premio a los Javis, sois absolutamente necesarios. Ha sido un privilegio trabajar con estas cuatro actrices. Y quiero compartir este premio con Maca García, mi compañera del camino, te quiero un montón", dijo ante una emocionada Macarena García que trataba en todo momento de contener las lágrimas mientras aplaudía desde el patio de butacas. 

Finalmente como era de preveer, los nominados Javier Bardem y Penélope Cruz se marcharon a casa con las manos vacías, pero con la satisfacción de haber disfrutado plenamente de la gala y haber recibido el reconocimiento de sus compañeros de profesión por su película Loving Pablo.

Más sobre: